12 de agosto de 2012

No-renuncia

Total que reconsideré y no renuncié. Bueno eso no fue lo que pasó exactamente. El caso es que sigo en el mismo trabajo que de momento no me gusta.

***

 En otro orden de ideas, llevo ya mucho tiempo (alrededor de dos años) luchando contra una enfermedad y pues nomas no logro curarme. Ya he ido con dos doctores que me han dado tratamientos que medio parecen funcionar pero luego pierden efecto y me pongo peor.

 Me da vergüenza decir que enfermedad es, digamos que es una que no me afecta mucho en mis actividades, pero se ve muy culera. Es una enfermedad de la piel, no muy común.  Según me han dicho los doctores tiene que ver con mi sistema inmunitario. Hasta el momento solo me ha afectado las manos, así que pues en mi vida diario casi nadie lo nota, pero temo que en cualquier momento se empiece a propagar a otras partes del cuerpo.

 La verdad ya no sé que hacer al respecto. Tal vez intente con homeopatía o acupuntura o alguna de esas mamadas del new age.

 Esta enfermedad esta cagando lo que creo que debería ser, el mejor lapso de mi vida. 

7 de agosto de 2012

Qué pena, pero otra vez estoy desempleado

 La mala noticia es que ya renuncié otra vez. Solamente duré tres semanas en este trabajo. La verdad no me gustó. Y pues si renuncié a mi trabajo anterior para buscar algo que me gustara pues sería una pendejada quedarme ahí.

 Renunciar a un trabajo es como cortar a una novia. Si lo haces en las primeras semanas te sientes algo culpable porque a fin de cuentas tú hiciste el esfuerzo para obtenerlo y de repente "sabes que, siempre no"; pero sabes que es lo mejor para los dos.

***

 La buena noticia es que no tengo deudas ni compromisos y ya tengo bicicleta. Antes usaba muchísimo la bicicleta para todo. Luego me la robaron. Y luego se pusieron de moda.

 Por cierto el otro día que venía del trabajo en el camión vi como atropellaron a un muchacho que iba en bicicleta. Una imagen realmente escalofriante. Y huyeron los hijos de puta.

 No les he dicho a mis papás que renuncié. No me dijeron nada cuando renuncié al trabajo anterior y menos cuando vieron que rápido encontré otro. Pero ahora creo que sí se van a enojar y me van a decir que a qué chingados estoy jugando.

***

La verdad desde el principio yo no deseaba ese trabajo. Pero fue del primer lugar del que me hablaron y me entró el pánico, fui a la entrevista y sí me llamaron. Pensé en decirles que no, que prefería esperar más ofertas, pero pues el pánico no me dejó. Acepté el trabajo y pues en efecto, como imaginé, no me gustó nada.

 Ya estando ahí me llamaron de otros dos trabajos que sí me interesaban un poco más pero los rechacé. Mala decisión.

***

 Por ahora he decidido no buscar trabajo con desesperación. Esperaré una buena oportunidad. Creo que de algo tiene que servir que esté valiendo verga en la vida no tenga ningún compromiso. 

 Y de preferencia quiero pasar unos meses sin trabajar. Quiero escribir un libro. 

1 de agosto de 2012

Mujeres flacas

Antes no me atraía ninguna mujer flaca. Sólo voluptuosas. Que ahora me atraigan algunas debe ser señal inequívoca de que estoy madurando.