24 de julio de 2012

Empleado, otra vez

 Pues nomas duré dos semanas sin trabajar. Está bien, porque pues quiero acabar el quick learning y comprarme más frivolidades. 

 Este nuevo trabajo es "de corte más administrativo", por decir algo. Tiene que ver con mi carrera, pero en una forma administrativa. La verdad tenía ganas de algo así, pero ahora que estoy ahí no estoy seguro de que vaya a gustarme. Horario de oficina, usar mucho el teléfono, mucho el correo electrónico, mucho internet, viajar un poco, trabajar bajo presión... Lo que es seguro es que podría aprender muchísimo, pero ya veremos si aguanto.

 Ayer cumplí 25 años.

21 de julio de 2012

Prueba de amor

 Solo algo que he estado pensando: 

 De morro la tele, peliculas, cuentos, etc. te bombardean con la idea de que lo más importante en las relaciones es la sinceridad y la confianza. Luego te das cuenta que es todo la cabrón pinche contrario. Lo más importante en una relación es la mentira, el engaño bien-logrado. Y en vez de confianza hay una especie de resignación. 

 "Cada quien habla como le fue en la feria", podrán decirme ustedes. Y tal vez tengan razón. No sabría decirles, porque esto no lo aprendí porque me lo hayan hecho, y no porque no me lo hayan hecho sino porque si me lo hicieron no me dí cuenta, que al fin y al cabo es lo normal. Lo aprendí de ser yo con el que engañan. Estos últimos siete meses post-universidad he vivido muchas cosas muy interesantes y muy enriquecedoras en ese terreno. Y pues ya, esas mujeres siguen sin pedos con sus novios. Con todo el amor y melosidad de siempre. 

 Al principio creía (a lo mejor engañándome a mi mismo, a lo mejor creyendo lo que quería creer) que en realidad no los amaban. "Cómo lo va a amar si está cogiendo conmigo", pensaba. "Debe estar con él por costumbre, conveniencia o alguna otra razón". Actualmente, pues en realidad no sé qué creo ahora. Simplemente ya no pongo en duda el amor que le tengan a sus novios. Digo, quizá, en cierta forma, el cuidado y el empeño que ponen en que su infidelidad y sus mentiras no sean descubiertas sean a final de cuentas una prueba de amor. 

12 de julio de 2012

Desempleado (otra vez amigos =o)

 No es que odie trabajar en sí, lo que odio es la monotonía. Intenté que me cambiaran de área o de proyecto, quizá no muy insistentemente, pero lo intenté. Me harté y renuncié. Sin pensarlo mucho. Contra mis planes a mediano y largo plazo, contra mi sentido común. 

 ¿Por qué cabrones no has durado más de siete meses en ninguno de tus trabajos?, me preguntarán seguramente los de recursos humanos en las pocas entrevistas que logre conseguir en el futuro inmediato. 

Para responder con la verdad tendría que aceptar mi volubilidad y mi poco compromiso con lo que sea. De querer mentir, como se acostumbra en las entrevistas de trabajo, la única mentira verosímil que se me ocurre es decir que soy un pendejo y que de todos lados me han corrido. No sé cuál de las dos sea peor. Para mi es lo segundo, pero ya saben que hay gente que dice que no importa que seas un pendejo, que lo que importa es la actitud y el compromiso y demás pendejadas. 

 Bueno el caso es que renuncié y me siento algo culpable porque estoy muy feliz tirando la hueva. Según mis cálculos puedo sobrevivir unos tres meses sin pedos. Luego de eso tendría que dejar de ir al quick learning, y quizá aguante otros tres meses en austeridad. Seis meses es lo máximo que podría pasar sin trabajar, creo. La vez pasada tardé un año en volver a enrolarme en el mundo laboral, pero todavía era estudiante. Ya no lo soy, así que supongo que tiene que ser más fácil esta vez.

 Me dan ganas de mandar todo al carajo e irme a vagar y meditar en busca de la iluminación. Pero mis papás se enojarían. 


11 de julio de 2012