23 de enero de 2011

Splice, experimento mortal

 El otro día me levanté y mi carnala estaba viendo la pelicula de splice en la sala. Creo que no me perturbaba tanto una pelicula desde aquella vez que de morro vi las de viernes 13 en la trilogia sabatina del canal 5.

 Y me extraña porque he visto muchas peliculas ahora en mi edad adulta que muchos consideran  perturbadoras y pues ninguna me ha movido tanto como esta madre de splice. A lo mejor fue porque no he dormido bien o no sé, pero neta sí pinche pelicula me impactó mal pedo y me dejó los nervios de punta. No la vi desde el principio y a medias también me perdí un cachillo (no fue dificil deducir lo que había pasado cuando regresé a seguirla viendo), pero a la verga, no me quedaron ganas de verla nunca otra vez.

Cuando salí a la calle para ir a tomar el camión del trabajo iba todo nervioso y cerraba los ojos y veia la cara de la mamada esa.

 Pues igual y veanla y me dicen si de verdad está tan perturbadora como me pareció o si sí me está afectando dormir poco.

12 de enero de 2011

Diminuto Pene I

 La otra vez iba hacia mi casa en el camión de flextronics y pues iba medio jetón y en eso desperté y vi que ya ibamos a llegar a donde me tengo que bajar. Hay se baja otro bato y dos viejas también. Y pues ya dije uf que bueno que me desperté porque luego me ando pasando hasta la chingadísima. Antes de pararme me percaté de que tenía una mega-erección y pues iba sentado casi hasta atrás. Miré a mi alrededor y vi que todos los que quedaban iban bien despiertos. Y pues ya el bato y las dos viejas estaban parados y caminando hacia adelante para bajarse y pues dije ni pedo y me lo hice para un lado y así me levanté y ya me fui caminando hacia la salida.

10 de enero de 2011

24/7

Me despierto y veo que está oscuro. Busco mi celular para ver la hora, 11:38pm. Dormí todo el día y voy a estar despierto toda la noche. Noche de domingo.

 Salgo de mi cuarto y ya todo está apagado en la casa. En la sala mi primo y su familia ya están acostados en el colchón que ponen mientras se quedan con nosotros, provisionalmente, desde hace un chingo ya y no creo que se vayan a ir. En la cocina hay una dona, me la como.

 Prendo la computadora y me conecto, hay uno que otro conectado. Un wey me recomienda ver porno. Es un compañero de trabajo. Me dijo que el estuvo despierto todo el día para poder dormir en la noche. Otro wey, que también trabajó en el turno 3 me recomienda ir al bule. Es muy caro, digo.

Me visto, me lavo los dientes y tomo las llaves del viejo y madreado cadillac que le compró mi papá al vecino de contraesquina. Casi ni lo ha usado. Es un 'El dorado', verde. Yo lo he manejado un par de veces. 

 Me dirijo a chapultepec. Recuerdo que hay un ginmasio que dice 24/7, pienso ir a pedir informes. Luego caminaré por el camellón, si veo algún bar o algo abierto, entraré. Pero dudo que haya. O como dicen en flex, que haiga. Neta, en flex todos dicen haiga, hasta pinches weyes gerentes, superintendentes, supervisores, ingenieros, todos dicen haiga.

 Antes de ir a ver que pedo con el gimnasio paso al oxxo. No hay nadie a la vista, así que toco con una moneda en la ventanilla. Sale un wey con labio leporino. Le pido mis Lucky. Estoy fumando como dos cajetillas a la sema; ochenta varos, no está mal.

 El gimnasio está arriba del starbucks, está todo prendido, pero no se ve nadie. Busco la entrada abajo, pero todo está apagado. Por fin la encuentro. Un letrero dice empuje. Otro dice, estimado socio, asegurese de dejar la puerta cerrada por su seguridad. Hay un sensor, creo que de proximidad. Tímidamente empujo la puerta y no se abre. Ni pedo, pienso y me voy a caminar por la avenida.

 Enciendo un cigarro con mi zippo rojo de corazoncitos que compré con mi primer sueldo; le acabo de poner combustible. Camino y veo que todo está cerrado. Me voy fijando en las esculturas de los niños heroes que están en el camellón. Se ven bastante tétricas. Casi llegando a la glorieta encuentro varios puestos de comida abiertos. Qué raro, pienso. Luego me doy cuenta de que hay gente trabajando en la construcción que está por ahi. Huele fuerte a marihuana. 

 Me doy vuelta y camino de regreso, para llegar al otro extremo de chapultepec. Masomenos a las dos, se reduce el flujo vehicular a casi cero. Escucho música y voy hacia ella. Sale de un bar llamado La revancha. Me acerco pero veo salir a puro cholo. Jeje, mejor me voy. Tal vez sí debí haber ido al bule, pienso.

 Y así, voy pensando en qué debería hacer con mis domingos. Creo que los casinos si están abiertos 24/7. Tal vez debería experimentar con ello. Una vez fui a uno y me metí al área de apuestas deportivas pero no le hallé. Y las maquinitas no me llaman la atención. Uno en donde jueguen cartas, al cabo sí se jugar dos, tres. 

Son casi las tres y ya voy de regreso a la casa. Debería hacerme una vieja en la chamba, esté como esté, así los domingos que los dos descansemos me la llevo al motel, pienso. O debería ya salirme a la chingada de flex y buscar algo menos culei. Pero buscar, porque ya no quiero estar sin dinero. 

 Ya en la casa, quietud. Antes de meterme, me fumo otro. El tercero de la noche. 

 Prendo otra vez la computadora y me pongo a leer blogs. En facebok y messenger ya no hay nadie conectado. Me preparo un par de sandwiches. Termino de leer los blogs que frecuento y abro el mio, ya tiene rato que no pongo nada. Son las cuatro y mientras escribo, escucho los ruidos de los tianguistas que empiezan a llegar y a acomodar su cotorreo.

 Dos horas más y podré ir al gimnasio al que estoy inscrito. He ido como tres veces desde que me inscribí hace dos semanas.

 Y no sé, la verdad es que no soy infeliz por el momento.