25 de noviembre de 2010

La lista de intercambio

Llega una de las morras de la oficina y nos da a mi y al otro becario la lista para que anotemos lo que queremos de intercambio. El otro wey dice que no sabe que poner. Yo la agarro y busco una pluma. La morra dice, pidele una a la secretaria bonita.

Voy con la secretaria bonita. Me da la pluma y me dice quedate aqui, quiero ver lo que pones. Me pongo en cuclillas junto a ella.

Desde que estaba en el servicio social me gusta ella, me encantaba que me mandaran a llevarle memorandums para verla. Y cuando me ofrecieron meterme ahi de becario, lo primero que se me vino a la mente es que podría cotorrearla.

Antes de escribir lo mio, le digo, a ver que escribiste tú. Y ya empecé a leer en voz alta lo que escribió ella. Sus opciones estaban separadas por dibujos de estrellitas. Y ya le preguntaba qué es tal cosa y ya me respondía ah es una tienda o una marca o así. Y ya pues jijiji y jajaja y ya saben como es eso morros. Y pues yo la veía encerrada en un corazón y flores alrededor y pajaritos volando a su alrededor, como en las caricaturas pues.

Y por ejemplo hoy traía una blusa rosita con escote y pues ya fui con ella y vi sus tetitas. Ya saben que a mi me gustan las tetas grandes y redondas; ella las tiene medianas y medio puntiaguadas y se ven bien duritas, su escote se veía bien chido. No mames, yo creo que sí podría meterme toda su teta a la boca, pensé mientras la veía en su escritorio con las piernitas cruzadas y su cabello negrísimo en colita de caballo.

Ah y está casada y tiene hijos bebitos.

21 de noviembre de 2010

Intercambio

La que es mi jefa directa en la oficina me dijo que el lunes empezaba el cril o gril o algo asi. Me explicó que tenía que llevarle todos los días "un dulcecito o algo" a la persona a la que me tocó darle en el intercambio y dejarselo sin que se diera cuenta. Me tocó darle a una secretaria a la que, estoy casi seguro, le cago la madre bien duro.

También el lunes se hace la lista de qué quiere cada quien. Yo creo que serían más interesantes los intercambios si no hicieran esas listas, pero bueno. Supongo que no los hacen por la sorpresa de ver que te regalan sino por la convivencia y los abrazos y ese pedo.

Yo no sé qué pedir.

20 de noviembre de 2010

La oficina

Ahora soy becario en una oficina en la escuela, recursos humanos. Ganaré 900 pesos quincenales. Me levanto temprano y me duermo temprano. Archivo y organizo expedientes. Iré a la posada y entré al intercambio. Creo que estoy feliz.

19 de noviembre de 2010

Comerciales en el cine

Casi nada me conmueve pero ese comercial que pasaban en el cine donde un oso de felpa gigante iba caminando junto a unas vías de tren y luego llegaba a su casa y se sentaba en una cama y bajaba la mirada, me destrozaba el corazón.

15 de noviembre de 2010

Bob Marley

Vean este video está bien cagao:




***

Hace como un par de años, estabamos pláticando Pescadito y yo y le pregunté quien era así como su máximo idolo y dijo que no sabía y le dije tienes que tener uno, alguien que haya hecho algo acá chido por la humanidad y ya me respondió que Nikola Tesla y empezó a hablar de todo lo que hizo ese wey. Y ya después me preguntó quien era el mio y dije pues Bob Marley. Y ya Pescadito empezó a decir que ese wey ni había hecho nada chido por la humanidad y yo dije que como no, que había difundido un mensaje de paz. Y Pescadito dijo que pues sí pero que nadie le había hecho caso, que de qué servía. Y pues yo dije que como no. Y ya le dije, sabías que una vez en Vietnam, en medio de la balacera un wey gringo empezó a cantar una canción de Bob Marley y se detuvo la batalla y todos salieron y se abrazaron y lloraron, ehhh para qué veas el poder del mensaje de paz de Bob Marley. Pescadito dijo, no mames. Y yo dije, es neta, ¿no te la sabías? Y Pescadito dijo, creo que sí había escuchado algo así, pero no me la sabía bien. Y yo me reí para mis adentros, porque era una mamada que acababa de inventar en el momento.

14 de noviembre de 2010

622

Puto camión estaba hasta el huevo. Pinche gente pendeja, porque se suben si están viendo que ya está lleno. Volteaba hacia atrás y veía su culo. No mames, que rica está. Traía una flor azul adornandole el cabello.

Al llegar a Atemajac, se bajó un chingo de gente (ahi está el tren ligero). La de la flor azul se cambió a mi lado, pero entre nosotros estaba un ruco. Oye capi, haz paro, quiero cotorrear a esta morrita, pensé decirle, cambiame de lugar. Mejor me espero a que se baje el ruco, pensé. ¿Y si no se baja antes que ella? Tenía que confiar en mi suerte. Mi suerte del poker, mi suerte con las mujeres. Hace poco platicando con Pescadito, recordando viejas glorias le dije, antes tenía mucha suerte con las mujeres. Todavía la tienes, pero ya no la aprovechas, respondió.

El ruco se bajó poco después de Alcalde. Ella se recorrió al lugar antes ocupado por el ruco. Estabamos juntitos. Miré su cabello, su cara, sus tetas, su culo. Lo mejor sin duda era el culo. No está fea, pero tampoco bonita. Cuando iba a decir hola, sentí que se me saldía un gallo y me detuve.

Oye, dije acercandome más, ¿tú vives por villas? Se sacó de onda, respondió que sí con la cabeza. Te he visto por ahi, dije. Yo vivo por la de *****, ¿si ubicas? Sí, dijo muy bajito. ¿Eres del prope? Sí, dijo un poco más alto y sonrió. Bien, esa sonrisa es buena señal, pensé. De hecho, las veces que te había visto, traías la playera del CETI, pero nunca te había visto en la escuela. Ehh we, ehh we, pareció responder gesticulando. ¿A qué carrera vas? Construcción. Orale.

Creo que no iba mal. Repentinamente, me percaté del silencio que había en el camión. Sentí encima la mirada de todos. Me dio un chingo de pena. Se me puso tensa la cara, fijé la mirada al frente y ya no le dirigí la palabra. Se bajó sin despedirse. Yo me bajé dos cuadras después.

No mames que buen culo, pensé ya en mi habitación. Pinche morra ha de tener 15 años. Máximo 16. Me la voy a tirar, me dije mientras winamp reproducía Foolin'.




13 de noviembre de 2010

Servicio Interno I (Actitud Mental Positiva)

Principios de Septiembre del presente año. Venía de mi peor semestre en la universidad (dos materias a repetir), no tenía amigos, no tenía mujeres, no tenía confianza en mi mismo, tenía ganas de desertar de la escuela, aún me atormentaba lo de Lidia (a dos años de haber pasado), de la verga pues. Valín a más no poder. Quería levantarme, pero no podía. Pontealtiro.com, me decía a mi mismo. Pero no lograba nada.

Llevaba cuatro meses yendo al gimnasio. Había bajado unos cinco kilos, pero aún tenía muchos arriba. Ya te estás poniendo mamado, me decían algunos compas. ¿Estás yendo al gimnasio?, me preguntaban compañeras. Ello me motivaba, me hacía sentir bien. No dejaré de ir, en unos meses estaré en perfecta forma física, me decía a mi mismo.

Pero recordé que no había hecho mi servicio social interno y mierda, tenía que hacerlo. Me propuse buscar la forma de no hacerlo o hacerlo en un lugar donde me dieran las horas en poco tiempo. La idea de tener que abandonar mi rutina para ir a la escuela en las mañanas me sonaba bastante culera.

Una compañera me contó que ella hizo su servicio como capturista y que practicamente no tenía que ir a la escuela. Que le daban unas hojas, se las llevaba a su casa, pasaba la información a excel y días después iba a entregarla. Me dijo con quien ir. Sonaba perfecto. Le comenté a Pescadito, que tampoco había hecho su servicio. Pero me dio hueva y no fui. Pescadito si fue.

Pasaron un par de semanas y pensaba mierda mierda tengo que hacer el servicio. Vagando por la escuela vi un anuncio "¿Quieres realizar tu servicio social? / Apoyanos en la semana de capacitación, se te darán 150 horas. / Informes en vinculación." 150 horas en una semana, muy bien me dije, luego veo en que otra pendejada hago las otras 150 y a la verga.

Cuando fui a pedir informes, me atendió una chica delgada y atractiva. De hecho necesitamos ahorita a alguien en la mañana, ¿no quieres hacer aquí las 300?, haces 150 en una semana y las otras 150 viniendo en las mañanas, me dijo. Tendré que dejar el gimnasio unos meses, pero está bien pensé, ya me quitó de este pedo. Acepté.


***

Mi primer día. La chica delgada me presentó a todos los del área. En la oficina estaban ella y otras dos mujeres. Me enseñó a usar el escaner, me puso a sacar copias, me mandó a entregar unos memorandums, entre otras actividades de ese tipo. Serán 150 horas aburridas, pero pasables, pensé. Sin pedos. Luego llegó la jefa máxima del área y nos ordenó a todos que fueramos al auditorio porque habría una conferencia.

Ya en el auditorio nos enteramos de que el conferencista era Patrick Devlyn de ópticas Devlyn. Seguro será algo de motivación o algo así, pensé al mirar a mi alrededor y ver que practicamente todo el personal administrativo de la escuela estaba ahi. Todos los de vinculación nos sentamos juntos, excepto una de las tres mujeres con las que compartía oficina, la comunicologa. Ella se puso a tomar fotos con una Nikon medio simple pero chida. También me había dado unas hojitas y una pluma y me dijo, si puedes tomas notas, para redactar la nota para la página.

En la fila de atrás se sentaron varias secretarias medianamente atractivas, entre ellas una a la que nunca había visto y que me pareció muy linda. No era la gran cosa, pero me gustó mucho. Estaba atrás y unos dos lugares a la izquierda de mi.

Patrick Devlyn hablaba con un ligero acento gringo, pero dominaba el español. Dijo ser de Ciudad Juarez. Como yo esperaba, la conferencia era una mamada motivacional. Así que miré las hojitas que me había dado la comunicologa y dije a la verga y dejé de poner atención. De vez en cuando volteaba a ver a la secretaria que me había gustado. Debería hablarle, pensé.

Pues ahi estaba haciendome pendejo cuando Devlyn dijo algo que captó mi atención. Algo así como que la llave del éxito era la actitud. ACTITUD. La conferencia bien pudo haberse titulado 'cómo dejar de ser un valín'. O pontealtiro.com. Parecía que me estuviera hablando especificamente a mi. "Cuando llegas con una muchacha y llegas pensando que no te va a hacer caso, pues no te va a hacer caso, porque ya llegas derrotado, te derrotas a ti mismo...". Puras mamadas así, decía el gringo ese. Era muy ameno. Hacía muchas bromas, tenía gracia.

Hay que tener Actitud Mental Positiva, dijo. Sí, tendré actitud mental positiva, me dije. Empezaré ahora mismo. Tomé una de las hojitas que me había dado la comunicologa y escribí: Hola =). Volteé a ver a la secretaria que me gustó.

No, no puedo, me dije e hice bolita el papel y lo metí a mi bolsillo. La conferencia se terminó.

Regresamos a la oficina. La chica delgada y atractiva parecía no saber que más ponerme a hacer. Le preguntó a su jefe directo si tenía algo que ponerme a hacer. El ruco me dio un directorio y me dijo, necesito que llames a estas empresas y les digas que les quieres hacer una encuesta (me dio las encuestas, un chingo de hojas), que es para conocer sus necedidades para que adaptemos los planes de estudio de las carreras; lo más seguro es que no te quieran responder las encuestas (pues claro que no querrán, pensé hojeandolas y viendo que eran un putamadral de preguntas), entonces les dices que te faciliten un correo electrónico para mandarselas (ahora hojeé el directorio, vi que ahi venía el correo de cada empresa), ahi en el directorio viene un correo, dijo al verme hojearlo, pero si les puedes sacar un correo personal, mucho mejor. Agarra ese telefono, me señaló.

Mierda, pensé. Si algo detesto más que hablar es hablar por telefono y peor aún para que me manden a la verga. Miré el reloj. Faltaban unos veinte minutos para mi hora de salida. Me voy a hacer pendejo, me dije. Tal vez mañana se olvide de esta pendejada de hablar por telefono. Entonces salió el ruco, levantó el auricular, me lo acercó y dijo, habla. Con una chingada, pensé.

"Buenas tardes", dije nervioso. "Mi nombre es Alan, llamo del Centro de Enseñanza Técnica Industrial...". Mis palabras brotaban torpe y atropelladamente.


***

Segundo día. Sonó mi despertador. Puta madre, no quiero ir, no quiero levantarme, no quiero hablar por telefono, no quiero sacar copias, no quiero ir por los refrescos, no quiero entregar memorandums, no quiero hacer el servicio social, no quiero ir a la escuela ya...

En mi mesita, junto al despertador vi la tarjetita que nos habían repartido en la conferencia de Devlyn...



Y me levanté.

11 de noviembre de 2010

Paz mental

Mi mente es un santuario inquebrantable de paz.


***


El otro día en el messenger:

Pescadito: Saca las viejas.
TedO: Esas ****** sólo vienen a perturbar mi paz mental para luego chingarme con que aman a sus novios.
Pescadito: Jajajajja.


***

Me han pasado cosas interesantes últimamente. Algunas con mujeres. Luego las voy posteando.

=O!!



2 de noviembre de 2010

Puñetas en público

De uno de mis blogs favoritos ever:

***

Ponchado


No se porque mierdas estabamos pisteando con el At Basin Street de Clifford Brown y Max Roach.

Tu, yo, tu amigo maricón que piensa que no sabemos que es maricón, los tres chiflados, la señorita Nuevo León 2002 y una morra que siempre esta y nunca se como se llama.

Pinche noche cagada. Creo que me vas a botar.

"Oye pienso que debemos hablar" casi te ruego.

"No tengo nada que decirte ya" contestas fríamente.

"Andale no seas así, creo que merezco..."

"Mereces unos chingazos" me interrumpes mientras me doy cuenta que tienes razón.

Te separas de mi lado y le confieso mi amor incondicional al aire, por culpa de los pinches tres chiflados que no dejan de gritar. Y tu pinche amigo maricón que piensa que nadie sabe que es maricón no me deja de ver.

Necesito relajarme. Alguien puso el Bossa per Due de Nicola Conte, justo lo que necesitaba, ahora nomas me hace falta un martini.

El joto enclosetado se sienta junto a mi y me pasa una copa de martini y me pregunta como estoy. Estoy casi seguro que me esta tirando el rollo, pero no aceptar el martini sería pecado.

"Oye guey, pusiste un disco bien chingón, gracias por el martini pero no quiero hablar con nadie" le digo mientras me tomo el martini y le quito el suyo de las manos para tomarmelo también.

"Oye" le digo antes de irme "te voy a dar unos chingazos si no te calmas" lo cual obviamente es mentira, pero igual pone cara de asustado.

Nada como amenazas ambiguas y vagas. Probablemente era nomas paranoia mía que el guey me estaba viendo, pero una amenaza así de ambigua, queda lista para que el que la escuche la interprete a su manera y la use a como mas le convenga.

Volví a poner el At Basin Street y bajé al baño. Ahi estabas con uno de los tres chiflados. Si se hubieran estado besando, hubiera estado mejor. Tenías la cabeza inclinada para dejarlo besar tu cuello y con otra mano tocaba tu teta derecha. Me dieron ganas de vomitar.

Escuché el mismo disco el momento en el que supe que te amaba y el momento en el que supe que jamás te quería volver a ver.

Era mi disco favorito. Lo dejé ahí mismo.

Salí de la casa, quebré la copa de martini solo dejando el tallo y la base intactas. Puse esta base frente a una de las llantas de su carro y me fuí.

En la mañana siguiente, su nick de messenger decía "ponchado" entre otras pendejadas.

Tulio.